Mar25092018

Back Blog Columnistas Aus Dem Himmel Día 5: Demostraciones positivas = anulación de la homofobia
16 May 2012

Día 5: Demostraciones positivas = anulación de la homofobia

El viernes pasado en la tarde fui invitado por un viejo amigo a conocer una organización que trabaja con jóvenes de la diversidad sexual. Mucho de lo que vi en ese lugar ilustra en gran manera lo que mencioné en mi columna anterior sobre la destrucción que se propicia desde adentro del colectivo gay. Resulta que había varios jóvenes de la “base comunitaria” (término que entrecomillo porque la tal comunidad tampoco existe

) y se celebraron 2 cumpleaños: las edades que cumplían los agasajados eran 22 y 24 años. Entonces comenzaron las bromas pesadas sobre la edad, pero lo que más me llamó la atención fue que uno particularmente (quién más tarde supe que tenía 20 años) comenzó a lanzar ofensas en contra de las personas mayores de 30 años y fue muy abusivo con lo que dijo. Naturalmente me molestó, pero me quedé callado. Hay momentos en los que hay que tener más valor para callar que para hablar. Luego estuvimos charlando con el director de la organización sobre cómo con acciones como esas se replica el ciclo de violencia verbal desde adentro. Más tarde, uno de los muchachos más jóvenes se acercó a nosotros para charlar un poco, y nos dijo que a él le gustaría que todos los días fuera su cumpleaños, y luego agregó que afirmaba eso porque al menos así “fueran sinceros o hipócritas” recibía muchos abrazos. Yo me quedé frío. En un segundo ese muchacho me hizo reflexionar sobre la historia de falta de afecto que seguramente había en él y cómo en muchos de nosotros es una constante. Me hizo recordar otro ejemplo de homofobia internalizada que me tocó vivir hace unos días. Estábamos hablando con un amigo del grupo a donde asisto los sábados y le decía que deberíamos dar la bienvenida a los nuevos con un abrazo. Me sorprendió que él me dijera que no estaba de acuerdo porque muchos “lo hacían con malas intenciones”. Otra vez me quedé frío al ver que desde adentro tenemos mal concepto de nosotros mismos, entonces cómo vamos a pretender que a lo externo mejore nuestra imagen? Hoy en la mañana estuve conversando con un amigo que concursó en un certamen de los que organizan en las discotecas y me contó, con una naturalidad impresionante, que dentro de los mismos las personas que compiten no son solidarias entre sí. Me dijo que por ejemplo una de las concursantes había perdido un cepillo para arreglarse el cabello y que cuando pidió prestado en voz alta, nadie le respondió. En esas situaciones, tan nuestras también se refleja la división. A pesar de todo lo que he mencionado, y de que yo mismo he caído en señalar únicamente, creo que una de las mejores maneras de comenzar a hacer que cambie esa situación y nuestra homofobia internalizada son las Demostraciones Positivas. Ahora bien,¿ qué son esas demostraciones positivas? Son todas aquellas acciones y hechos que se enfocan en realzar lo bueno y pasan por alto lo malo. Quiero explicarme. Estamos acostumbrados a hacer grandes o ponerles importancia a las cosas negativas y no hacemos mucho eco de las positivas. Para ser más explícitos: al inicio de este artículo escribí situaciones muy negativas, y si bien en cierto es necesario hablarlas, quizá habría sido mejor comenzar contando que la celebración del cumpleaños que mencioné era una forma de unir en un sencillo acto a varios amigos y hubiera hablado de los beneficios de ese tipo de eventos y luego mencionar de paso lo otro. La educación de la que hablé en mi columna pasada y las demostraciones positivas, es decir el hacer notar, valorar, celebrar y socializar las cosas buenas de nosotros, son los mejores inicios para anular la homofobia. En las siguientes entradas ahondaré un poco más sobre las demostraciones positivas y pondré ejemplos de excelentes actos y hechos que hemos hecho y que han pasado desapercibidos. Es mi más sincero deseo que juntos con la fuerza que tenemos anulemos de una vez la homofobia y solo lo lograremos si nos educamos y si reforzamos las demostraciones positivas. Enjoy the life!!!!

Ultima modificacion el Miércoles, 16 de Mayo de 2012

2 comentarios

  • Enlace comentario Josué Samayoa 17 Mayo 2012 Publicado por Josué Samayoa

    ve ps!!! hablaron de mi!! jeje

    y ps.... que situaciones tan difíciles de tratar la verdad...

    me quedo mudo... no sé que decir... =(

  • Enlace comentario Jorge Solo 17 Mayo 2012 Publicado por Jorge Solo

    Vaya, pero… y qué esperamos encontrar en un pequeño grupo social si no lo mismo que hay en la gran sociedad. La guatemalteca es una sociedad sexista, machista, homofóbica, discriminativa y terriblemente violenta. Entonces, los pequeños grupos resultan ser la representación exacta de lo mismo que vemos afuera. Y el problema es que las organizaciones sociales no están preparadas para lidiar con todos esos temas pues… nunca hay recursos para la profesionalización del personal y por lo que no pasan de ser grupos de autoapoyo conformados con personas que, en mis palabras, son víctimas de todo lo que les ha ocurrido.

    Casi siempre comento que las causas que motivaron la guerra civil guatemalteca aún no han sido ni abordados ni mucho menos resueltos, y desde mi perspectiva están centralizados en los intereses comerciales y financieros, tanto internacionales, como locales. Y no quisiera que las siguientes palabras sean malentendidas como retórica, pero… sucede es que, las minorías que tienen el poder continúan enriqueciéndose a costa del mayor empobrecimiento de quienes ya son pobres. O sea… es un proceso de ampliación de la pobreza para lograr la mayor concentración de la riqueza. ¿Cómo sucede eso? Fácil, a partir de la corrupción de las instituciones por parte de los grandes empresarios que no pagan los impuestos que les corresponde y la impunidad que ello genera porque para poder sostener el sistema entonces tanto los partidos políticos (si es que existen) y por tanto los tres poderes del Estado deben hacer como que están trabajando a favor del pueblo, pero que en realidad hacen todo lo contrario.

    La violencia que vivimos todos los días: robos, asesinatos, parricidios, suicidios y por supuesto la replicación de esa violencia a través de la discriminación es la dolorosa explicación de la asfixia social.

    Además de morir en vida, ¿qué más le toca a un pobre joven que sueña, piensa y espera tener otras condiciones de vida? Cuando la respuesta a esas preguntas se encuentra en carnepropia a través de los golpes sociales ocasionados por la violencia intrafamiliar y las terribles carencias alimentarias, educativas y laborales, así como la ausencia de las mínimas condiciones para gozar de los derechos, que paradójicamente el Estado, dice “garantizar”, es cuando viene la depresión, la soledad, la frustración y el deseo de venganza que debe ser saciado en otras personas igual de desafortunadas y desdichadas.

    Seguramente estas letras pueden estar ocasionando sentimientos encontrados pues aún cuando se sabe que corresponden a la realidad, los mismos mecanismos de autoprotección, de inmediato afloran, haciéndonos pensar que… la cosa no está tan mal y, mal que bien, quien se esfuerza puede ir superándose y que el trabajo sexual y la delincuencia son espejos donde se reflejan sólo los rostros de las personas que no tienen voluntad para salir del hoyo, o quizá porque lo hacen por sinvergüenzas y caraduras.

    La situación de las organizaciones sociales es tan precaria, que no solo no hay recursos para desembarazarse de la carga emocional que se toma de las personas a quienes se “trata de atender”, sino que el personal (contratado o voluntario) también necesita “atención” en los mismos temas. Entonces, además de las buenas voluntades, o la necesidad de tener un “medio” sueldo aparentando que se hace algo por la gente, se cae en vicios bastante nocivos para el “mejoramiento” de las condiciones sociales… todos dicen tener la respuesta, se critican unos a otros y hacen lo mismo una y otra vez. Hasta le quitan el trabajo a las instituciones estatales que funcionan con lo poco que los corruptos han dejado. Las clínicas “especializadas” para “hombres que tienen sexo con hombres” de la sociedad civil hasta resultan ser más perjudiciales que beneficiosas porque no abarcan a todo el territorio nacional y a la par de ellas no ha habido estrategias para obligar al Estado a cumplir su responsabilidad.

    ¿Cuántas organizaciones de la diversidad sexual tenemos en la ciudad de Guatemala? Emnmn algo así como una docena… ¿A cuántas personas se logra atender? ¿Serán unas cien personas por cada entidad? Entonces se recurre a ciclar y reciclar a las personas y todos se creen dueños de la población y los llaman y los convencen para que no vayan a un lado sino a otro… se les proveen “servicios” duplicados y triplicados. Este es un sistema muy perverso y que puede comprobarse con los “problemas políticos” entre organizaciones… donde hay odios a muerte y… el Estado… bien gracias… la corrupción y la impunidad en el mismo lugar y los jóvenes atrevidos suicidándose, y los menos aguerridos muriendo en vida… queriendo cumplir años todos los días para recibir las caricias (aunque sea hipócritamente) que ni en casa tienen la oportunidad de recibir… y ahora mismo estoy llorando :’( porque me siento muy mal con lo que continua ocurriendo.

Dejar comentario

Por favor ingresar información el los campos marcado como requeridos (*)
Gracias.