Mar13112018

Back Vida & Estilos Vida y Estilos Vida Sexual Las parejas con relaciones abiertas son más felices, según un estudio realizado en hombres homosexuales

Las parejas con relaciones abiertas son más felices, según un estudio realizado en hombres homosexuales


Hugh McIntyre, un letrista de música de 26 años de edad, y Toph Allen, un epidemiólogo de 28 años de edad, tienen una “increíble” relación desde hace dos años y medio. Una de las claves de su éxito es que duermen con otras personas y tiene una relación abierta. “No cambiaría nada”, dice Allen, que vive en la ciudad de Nueva York con McIntyre. “Tenemos la oportunidad de cumplir con nuestro deseo de tener relaciones sexuales con otras personas. Evitamos las trampas y el resentimiento que viene en una relación monógama cuando no se puede perseguir a los impulsos sexuales”, explica. Su relación no es inusual entre los hombres homosexuales. En 2005, un estudio encontró que más del 40% de los hombres homosexuales tenían un acuerdo de que el sexo fuera de la relación era permisible, mientras que menos del 5% de las parejas heterosexuales y lesbianas confesó abiertamente lo mismo.

Ambos forman parte de un estudio que publicará a principios del próximo año el investigador del departamento de Psicología Aplicada la Universidad de Nueva York, Christopher Stults: “Mi impresión es que, por ahora, las parejas con relaciones abiertas no parecen estar menos satisfechos, e incluso puede ser que su comunicación es mejor que en las parejas monógamas porque han tenido que negociar los detalles específicos”, afirma Stults a The Guardian.

Para realizar el estudio, Stults entrevistó a diez parejas de hombres homosexuales, con edades comprendidas entre los 19 a los 43 años, que tienen relaciones no-monógamas para averiguar qué es lo positivo de su relación.

Si los hombres homosexuales tienen tendencias hacia la moda, el arte o los bienes raíces: ¿Por qué no conocer como establecen sus relaciones íntimas?. McIntyre y Allen dicen que la fortaleza de su vínculo se basa en una comunicación clara y abierta. Y mientras que la afirmación será desconcertante o incluso tabú para muchas parejas monógamas, este nuevo estudio sobre las parejas homosexuales en relaciones abiertas sugiere que este escepticismo es injustificado. De hecho, según el estudio, las parejas no monógamas pueden estar en realidad más cercanas a la fidelidad.

Otro objetivo del estudio es evaluar si también hubo un mayor riesgo de infección por enfermedades de transmisión sexual en las relaciones no-monógamas. Hasta ahora, Stults sólo ha registrado una infección y señaló que no por VIH. Uno de los “preceptos” del éxito en estas relaciones es que tienen reglas estrictas y se ciñen a ellas. Por ejemplo, para explicar a su pareja ‘quién, cuándo, dónde y qué’.

Bien cierto es el sanbenito que nos otorgan a los gays sobre nuestra presunta promiscuidad. El caso es que ahora un estudio vendrá a ratificar que pactar una relación abierta con tu pareja hará que seas más feliz. “Los hombres homosexuales siempre han participado con mayor frecuencia en las relaciones no-monógamas consensuales, y la sociedad les ha estigmatizado constantemente por su decisión de hacerlo”, dice Michael Bronski, un profesor en el departamento de la mujer, el género y la sexualidad de la Universidad de Harvard.

La pareja formada por McIntyre y Allen dicen que han experimentado el estigma en sí mismos pero que una relación abierta es la manera más honesta para que estén juntos. “Nos hemos encontrado con personas homosexuales y heterosexuales que han asumido que nuestro grado de compromiso en nuestra relación es menor porque no somos monógamos. Creo que esto es ofensivo y ridículo”, dice McIntyre.

Entonces, ¿qué es lo exitoso de una relación abierta?. Los participantes en el estudio hicieron hincapié en que el éxito se basa en la creación de reglas y ajustarse a ellos. Para McIntyre y Allen, dos reglas son claves: “Informe siempre a la otra persona si conecta con otra persona, y siempre practicar sexo seguro”, dice Allen.

Para David Sotomayor, de 46 años de edad, planificador financiero de Nueva York, el éxito de su matrimonio abierto es: “Está construido para proteger el amor de nuestra relación. Podemos tocar físicamente a otro hombre y tener sexo oral, pero no podemos besar, tener sexo anal o ir a las citas con otros chicos. Concedemos un valor emocional a los besos, es especial y único”, dice.

Los críticos de las relaciones no-monógamas argumentan que los seres humanos son incapaces de separar el amor del sexo. “El sexo es una experiencia emocional”, dice Brian Norton, un psicoterapeuta especializado en las parejas homosexuales y profesor adjunto en el departamento de orientación y psicología clínica de la Universidad de Columbia. “No hay emoción en el juego, e incluso en la mayor experiencia transaccional alguien puede quedar atado”, dice Norton.

Además, Norton cree que las relaciones de sexo pueden conducir a la inseguridad emocional: “Creo que es una píldora difícil de tragar que no podemos ser todo para nuestras parejas. Una relación es un acto de equilibrio constante entre dos necesidades humanas en conflicto: la autonomía y la necesidad de cercanía”, afirma.

En junio de 2015, Christopher Stults, investigador en el Centro de Salud, Identidad, Ciencias del comportamiento y de Estudios para la Prevención de la Universidad de Nueva York, puso en marcha este estudio cualitativo con un muestreo de 10 parejas homosexuales con relaciones abiertas.

El estudio, financiado por el Centro Rural para el SIDA y la Prevención de ETS de la Universidad de Indiana, tenía múltiples objetivos. “Queríamos ver cómo se forman estas relaciones y cómo evolucionan con el tiempo, y examinar la calidad percibida de la relación, la satisfacción y el riesgo potencial de infección por VIH / ITS”, dice Stults.