Mar26092017

Back Salud Salud VIH e ITS Difunden avances en investigaciones sobre posible cura del VIH

Difunden avances en investigaciones sobre posible cura del VIH


Existe una cohorte única de pacientes en Francia que se infectaron con VIH, comenzaron tempranamente el tratamiento y lograron interrumpirlo con éxito sin que resurja su infección con VIH (la “Cohorte Visconti”) -

Fuente: Notiese, 26 julio 2012 - Washington, DC.- Un nuevo estudio se presentó en la XIX Conferencia Internacional sobre el Sida (AIDS 2012) en el que se confirma que pacientes tratados muy tempranamente y luego retirados de la terapia antirretroviral no han mostrado signos de resurgimiento de su infección con VIH.

Existe una cohorte única de pacientes en Francia que se infectaron con VIH, comenzaron tempranamente el tratamiento y lograron interrumpirlo con éxito sin que resurja su infección con VIH (la “Cohorte Visconti”). El estudio confirma los beneficios del tratamiento del VIH en etapas muy tempranas de la infección.

“Seis años después de la interrupción del tratamiento, los pacientes tratados tempranamente dentro del período posterior a la infección presentan la habilidad de controlar la infección con VIH. Los pacientes de la cohorte ANRS EP47 VISCONTI poseen un “reservorio” extremadamente bajo de VIH en las células, el mismo nivel que los pacientes “controladores del VIH”, apuntó Charline Bacchus, Jefa de Investigación del estudio en la Agencia Nacional Francesa de Investigación sobre SIDA y Hepatitis Viral (ANRS).

Agregó que dichos resultados sugieren que el tratamiento antirretroviral debería comenzarse muy temprano en la infección.

Subyace un conocimiento de enorme valor en el análisis de las características inmunológicas que hicieron que la terapia se convirtiera en redundante para estos pacientes y el grupo VISCONTI es una de las razones científicas clave detrás del renovado optimismo en la busca de una cura para el VIH.

Este día se presentó otro estudio en AIDS 2012 a cargo de Daniel Kuritzkes, el cual analiza la persistencia del VIH en dos hombres infectados sometidos a un transplante alogénico de células madre para tratar un linfoma.

Ambos pacientes convivían con la infección desde hacía muchos años y habían estado bajo terapia antirretroviral que había suprimido toda la replicación del VIH pero continuaban con el virus latente detectable antes del transplante.

Los pacientes recibieron una forma suave de quimioterapia (el régimen de “acondicionamiento”) antes del transplante, que les permitió continuar tomando su medicación relacionada con el VIH durante el período del transplante. A pesar de que el VIH era aún detectable inmediatamente después del transplante, con el tiempo las células donadas reemplazaron los linfocitos de los pacientes.

A medida que esto ocurría, añade el estudio, la cantidad de ADN de VIH detectable en sangre disminuyó hasta volverse indetectable. Uno de los pacientes ha estado bajo seguimiento durante dos años desde que recibió el transplante y el otro durante tres años y medio.

El documento señala que no se pudieron encontrar rastros del virus en el plasma de los pacientes, ni se pudo recuperar el virus de las células CD4+ T con un método sensible de cultivo. Además se observó una disminución significativa de los niveles de anticuerpos del VIH (análisis llevados a cabo por el Dr. Michael Busch en San Francisco), brindando así evidencia adicional de la falta de exposición continua a antígeno VIH.

En contraste con el paciente de “Berlín” que recibió células que eran intrínsecamente resistentes a la infección con VIH porque carecían del receptor clave del VIH (CCR5), las células que recibieron estos pacientes eran CCR5+. Se cree que la continua administración de terapia antirretroviral efectiva protegió a las células donadas de la infección con VIH mientras eliminaban y reemplazaban las células del sistema inmunológico del paciente, desalojando efectivamente al virus de los linfocitos. Es necesario el muestreo de tejido y la interrupción del tratamiento analítico para evaluar en profundidad la reducción del reservorio de VIH-1 luego del transplante alogénico de células madre.

Los resultados de un estudio liderado por David Margolis en la Universidad de North Carolina en Chapel Hill, también fueron publicados esta semana en Nature. Margolis y sus colegas demostraron que una dosis de una droga que inhibe una encima involucrada en el silenciamiento del VIH lleva a la rápida producción de ARN del VIH en la células con infección latente del paciente.

Esto podría hacer que los reservorios virales que solían ser inalcanzables puedan ser ahora susceptibles de estrategias curativas. Por ejemplo, en combinación con tratamientos que amplían la defensa inmunológica del huésped, el desenmascaramiento del virus latente podría permitir la supresión de la infección.

La semana pasada la Estrategia Científica Global Hacia una Cura del VIH fue lanzada en medio de un renovado optimismo entre científicos especializados en VIH/sida de todo el mundo en que las perspectivas de encontrar una cura para el VIH mejoran.

Durante los últimos dos años la Sociedad Internacional de SIDA (IAS) ha congregado a un grupo internacional de expertos para desarrollar una hoja de ruta para la investigación que apunta a la cura del VIH. La misma está publicada en una versión abreviada online en Nature Reviews Immunology, Towards an HIV Cure e identifica siete áreas prioritarias para la investigación en ciencia básica, traducción y clínica; y cartografía el camino para colaboraciones futuras en investigación y oportunidades de financiamiento.

La visión de la estrategia de la IAS para una cura del VIH es muy clara: una cura segura, asequible y escalable mejorará la salud y la calidad de vida de aquellos con una infección establecida, reducirá el riesgo de transmisión de aquellos no infectados y en el largo plazo permitirá que los recursos sean redestinados a otras necesidades.

Alrededor de 300 científicos asistieron a un simposio de dos días sobre la cura del VIH antes del comienzo de AIDS 2012 y la Sociedad Internacional de SIDA anunció hoy que el próximo simposio pre-conferencia Hacia una Cura del VIH será llevado a cabo en Kuala Lumpur el 28 y 29 de junio de 2013 antes de la 7TH Conferencia IAS sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH, la cual se realizará del 30 de junio al 3 de julio del año próximo en Malasia.

Las grandes inversiones realizadas en ciencia han resultado en la disponibilidad a nivel mundial de más de 20 drogas anti-VIH. Al ser usadas de manera combinada, estas drogas restauran la salud, prolongan la vida y reducen la transmisión del virus. Las personas infectadas con VIH que albergan virus susceptibles a las drogas, que tienen acceso a las drogas antiretrovirales, que toleran los efectos colaterales de las drogas, las toxicidades y otras complicaciones; y que logran adherir a la terapia pueden mantener bajo control la infección con VIH indefinidamente.

A pesar de estos éxitos, estas terapias tienen limitaciones ya que no erradican el VIH y requieren que las personas tomen drogas costosas y potencialmente tóxicas de por vida. No restauran completamente la salud dado que los pacientes todavía experimentan comorbilidades tales como el incremento de la enfermedad cardiovascular, trastornos óseos e impedimentos cognitivos. Son costosas y difíciles de suministrar a todas las personas que tienen necesidad de las mismas.

A pesar de que el costo de entrega de drogas antirretrovirales a las más de 34 millones de personas que viven con VIH en la actualidad ha disminuido sustancialmente y de que la disponibilidad de estas drogas en escenarios de recursos limitados se ha incrementado a ritmo constante, los costos asociados al suministro de las drogas antirretrovirales agobian a muchas organizaciones y sistemas de salud.

Se estima que el costo de financiar la epidemia de VIH/sida en 2015 será de entre 22 mil y 24 mil millones de dólares (mdd) por año y entre 19 mil y 35 mil mdd por año en 2031, con un 70 por ciento del total del costo destinado a tratamiento antirretroviral en los países más afectados.

Por cada nueva persona que empieza el tratamiento hay dos nuevas infecciones. Este camino es claramente insostenible. Dadas estas limitaciones, se reconoce cada vez más que la búsqueda de una cura para el VIH resulta imperativa tanto en términos de los beneficios que podría acarrear para los individuos y para la salud pública como también la posibilidad potencial de evitar los costos acumulativos de largo plazo de las terapias antirretrovirales.