Lun21082017

Back Salud Salud VIH e ITS Los síntomas depresivos aumentarían la probabilidad de realizar prácticas sexuales de riesgo en hombres gais sin VIH

Los síntomas depresivos aumentarían la probabilidad de realizar prácticas sexuales de riesgo en hombres gais sin VIH


Haber tenido una depresión en el pasado aumentaría la probabilidad de realizar sexo en grupo

Según un estudio presentado en la Conferencia de la Asociación Británica para la Salud Sexual y el VIH (BASHH, en sus siglas en inglés), celebrada la semana pasada en Glasgow (Escocia), los hombres gais sin VIH con síntomas de depresión presentarían una mayor probabilidad de realizar prácticas sexuales sin condón.

Algunos estudios llevados a cabo años atrás mostraron que experimentar episodios depresivos es relativamente frecuente en hombres gais y que ello puede vincularse a prácticas sexuales de riesgo, pero pocos estudios han investigado dicha asociación en el contexto geográfico europeo, ya que la mayor parte de dichos estudios fueron llevados a cabo en EE UU.

Para arrojar un poco más de luz a este asunto, investigadores británicos realizaron una encuesta a personas sin VIH que acudieron a clínicas de salud sexual del Reino Unido. De los más de 2.000 participantes incluidos, 1.173 eran hombres que practican sexo con hombres (HSH) sin VIH y que habían tenido relaciones sexuales durante los últimos tres meses.

El estudio fue de tipo transversal –explorando los resultados en un momento determinado sin seguimiento prospectivo o retrospectivo- por lo que no pudo extraerse relación causa-efecto en sus resultados, pero sí tasas de prevalencia (proporción de personas con un factor determinado que experimentan un segundo factor determinado).

Los síntomas de depresión fueron evaluados a través de un cuestionario validado por numerosos estudios, el PHQ-9 (Cuestionario de 9 preguntas sobre la Salud del Paciente, en sus siglas en inglés).

El 12,5% de los hombres gais sin VIH que acudieron a las clínicas de salud sexual y respondieron el cuestionario tenían síntomas de depresión (un porcentaje considerablemente más elevado que en la población general y que representa la mitad del observado en personas con VIH). Aun así, solo el 5,5% experimentaba síntomas graves de depresión.

Los síntomas de depresión fueron más frecuentes en los hombres más jóvenes, en quienes tenían menores niveles formativos, en aquellos con problemas económicos, en quienes no tenían pareja y en aquellos que utilizaban sustancias adictivas (fumadores, personas con consumo elevado de alcohol y usuarios de drogas recreativas).

Entre quienes tenían síntomas depresivos era frecuente el haber recibido el diagnóstico de un problema de salud mental (en el 58% de los casos) e incluso de encontrarse en tratamiento frente a dicha condición (en el 52% de los casos).

El 63% de todos los hombres que participaron en el estudio manifestó no haber realizado prácticas sexuales sin preservativo en los últimos 3 meses, el 32% refirió haberlas realizado con dos o más parejas y el 37% de haberlas realizado con, al menos, una persona de la cual desconocía su estado serológico.

Los hombres con síntomas depresivos presentaron un riesgo de llevar a cabo cualquiera de las prácticas de riesgo antes referidas significativamente superior al de quienes no tenían dichos síntomas, incluso tras ajustar los resultados en función de edad, grupo étnico, nivel educativo, presencia o ausencia de pareja estable, uso de sustancias o el área geográfica.

Entre HSH con síntomas de depresión, el cociente de prevalencia ajustado de tener relaciones sin preservativo con múltiples parejas fue de 1,36 (intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,11-1,65; p <0,05) y el de realizar prácticas sexuales sin preservativo con parejas con estado serológico desconocido fuer de 1,44 (IC95%: 1,21-1,71; p <0,05). Ello supone incrementos de riesgo de, respectivamente, el 36 y el 44%.

No obstante, los participantes con síntomas de depresión no presentaron una mayor probabilidad de tener una infección de transmisión sexual, de tener múltiples parejas o de practicar sexo en grupo.

Por otro lado, los hombres que habían tenido episodios depresivos en el pasado presentaban una mayor probabilidad de participar en relaciones sexuales en grupo.

Los resultados del presente estudio muestran la importancia de los síntomas depresivos sobre las conductas de riesgo de transmisión sexual del VIH entre HSH. Dada la elevada vulnerabilidad a la infección por VIH observada en dicho grupo poblacional en nuestro entorno, la identificación de síntomas depresivos en entornos tales como las clínicas de salud sexual en HSH puede ser de gran ayuda en el establecimiento de aproximaciones preventivas multidisciplinares encaminadas a una reducción de la incidencia de la infección por VIH entre HSH.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt).

Referencia: Miltz A et al. Depression and sexual behaviour among MSM in the UK. British Association of Sexual Health and HIV (BASHH) conference, 1-3 June 2015, Glasgow, abstract O7. (Abstract).